Colegio

Noticias

04 SEP

Los colegios Saladares y Altadunacomienzan el curso conmemorando los 25 años de su fundación

Hace 25º años un grupo de padres de la provincia se unieron en una aventura fascinante: transformar la sociedad a través de la formación de sus hijos. De esta forma nacieron los colegios Saladares y Altaduna, un proyecto que a día de hoy cuenta con el apoyo de numerosas familias que continúan creyendo que, en materia de educación, lo académico y la formación integral de la persona deben ir de la mano.

El equipo docente de los colegios de Attendis en Almería ha inaugurado el nuevo curso a lo grande, con un evento para conmemorar los 25 años de su creación. El acto, que ha contado con un grupo representativo de los padres, profesores, antiguos alumnos y directores que hace 25 años promovieron la creación de este proyecto educativo, se ha iniciado con una mesa redonda
en la que han intervenido todos ellos.


Los directores de los colegios han recordado a los docentes que para afrontar los retos de hoy en día deben "volar alto, tal y como lo hicieron los padres promotores hace 25 años". Familias que en
su día soñaron con una escuela que fuera una extensión de los valores que enseñaban a sus hijos en casa, y que a pesar de conocer lo ambicioso de su proyecto no dudaron en ponerse
manos a la obra hasta lograr sacarlo a delante.


Maria José Ávila, que participó como madre y posteriormente como directora de Altaduna, recordó durante el acto el entusiasmo que desde el primer momento sintió por la estimulación temprana
que se llevaba a cabo en Infantil. Hoy, este proyecto se ha desarrollado ampliamente por Attendis, obteniendo resultados excelentes en esta etapa. Asimismo, Fernando Ruiz Retamar, ex director de Saladares, ha destacado el papel que tuvo en este proyecto la familia como pilar fundamental de la sociedad, y que a día de hoy sigue ocupando un lugar primordial en el modelo educativo de Attendis.


Todos los presentes dedicaron palabras de elogio a los valores que sirvieron como base durante la formación de estos colegios: una educación fundamentada en la excelencia, a través de la
atención individualizada de las necesidades del alumnado, logrando formar personas completas tanto en el ámbito profesional como personal. Así lo recuerda Ramón del Pino, antiguo alumno de Saladares, quien afirma que "las materias son importantes, pero lo realmente importante es el cariño y la atención de los tutores, que te acompañan hasta que eres capaz de volar solo" Rocío Docavo, antigua alumna de Altaduna lo corrobora, "es precisamente ese cariño el que marca la diferencia en las empresas en las que luego trabajamos, donde somos capaces de valorar a las personas más allá del cargo que desempeñan, al igual que nuestros profesores vieron en nosotros más allá del alumno" 

Como culminación de este emotivo acto se ha impuesto una beca a los allí presentes, quienes simbólicamente trasladan el testigo a las nuevas generaciones de familias, las que, desde perspectivas diversas pero manteniendo la esencia que llevó a la creación de estos centros hace 25 años, que junto con una metodología pionera en el ámbito educativo continúan con el reto de transformar la sociedad.

25 años de Saladares y Altaduna

25 años de Saladares y Altaduna

Loading